Verdes más de seis décadas

Roberto Castro Ch.

Roberto Castro Chaves

Recién ingresando a la segunda mitad del siglo anterior, un grupo insuperable de costarricenses, culminaron un período histórico violento y convulso, donde se dieron grandes cambios sociales y fuertes luchas de poder, para que finalmente don Pepe y sus hombres iniciaran la construcción de la Costa Rica pasiva y de visión futura que hoy es conocida mundialmente, por el grado de evolución humana y desarrollo social logrado.

Como señala el artículo cuarto de nuestro Estatuto, nuestra bandera es verde blanco y verde en franjas horizontales del mismo ancho. Este símbolo liberacionista que hemos enarbolado durante 64 años, no sólo es un símbolo liberacionista, es el símbolo que los costarricenses asociamos con las instituciones y organizaciones sociales que han llevado al país al panorama mundial, no es el símbolo liberacionista, es el símbolo que Costa Rica lleva en la mente de todos sus hijos, que aún sin pertenecer al Partido, reconocen su poderío electoral y su capacidad de hacer las cosas públicas, como deben hacerse para bien de las grandes mayorías.

Ese símbolo como bien lo ha señalado Luis Alberto en muchas oportunidades, lo llevamos con orgullo, gran alegría y entusiasmo en las buenas, y en las malas para salir del hoyo en que a veces hemos caído, superamos cualquier obstáculo con pensamiento y trabajo, esa es la forma verde blanco y verde, que los liberacionistas llevamos en nuestro pecho y que nos llena de orgullo, fe y esperanza… y esta vez también superaremos cualquier obstáculo, y volveremos a disfrutar del triunfo que no es para un compañero, es de la mayoría de los costarricenses, sobre todo de los menos favorecidos.

El evento realizado en Pedregal el sábado anterior, nos demuestra una vez más ese fervor liberacionista que mueve viejos, jóvenes y niños, y para continuar confirmando ese valor, sólo tenemos que trabajar y luchar para que el Partido se enrumbe de la mejor forma posible, para que los costarricenses observen que el asunto no se trata de habladas sino de realidades.
Nuestra meta de hoy al menos es completar la primera mitad del presente siglo brindándole a los costarricenses una calidad de vida como la que todos deseamos.

Abrazo cordial

Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentario en liberacionista.net