Seguridad Social y Liberación Nacional

Raíces

 
RAÍCES del Partido Liberación Nacional se honra en presentar, dentro de la serie de publicaciones que viene realizando sobre temas de desarrollo económico, social, cultural y político, una breve reseña del nacimiento y evolución de la Seguridad Social en Costa Rica a partir de la década de los 40, así como el significativo papel desempeñado en tal proceso por el PLN, vistos por uno de sus más destacados impulsores, el doctor Guido Miranda Gutiérrez.

No es necesario hacer una presentación del doctor Miranda, pues su trayectoria en el campo de la salud y de la educación, en la dirección institucional de nuestros sistemas de Salud y de Seguridad Social durante los últimos 50 años, así como su permanente presencia y liderazgo en los cuadros dirigentes del Partido Liberación Nacional lo hacen ampliamente conocido de los costarricenses. Desde que cursó estudios de medicina en la Universidad de Chile y de posgrado en la Universidad de Cornell y Rochester, Estados Unidos, ha dedicado toda una vida al servicio público en el campo de la salud.

En este ensayo sobre la perspectiva histórica de la Seguridad Social en Costa Rica, el doctor Miranda describe las vicisitudes para la promulgación de un proyecto de seguro social, que enfrentó inicialmente la oposición de casi todos los sectores, inclusive de los trabajadores. La ley aprobada en noviembre de 1941 solo aseguraba a trabajadores con salarios menores a 300 colones mensuales y no incluía cobertura familiar. El régimen de Invalidez, Vejez y Muerte se dejó en suspenso y no se abrió hasta 1947, con carácter voluntario.

Para esa época, menos de un 7 por ciento de la población fue cubierta con seguro directo de enfermedad y maternidad. De particular interés es la descripción del papel jugado por la Iglesia, el Partido Comunista, los sindicatos, y la resistencia que en un principio opusieron los gremios médico y farmacéutico a un esquema que parecía amenazar sus intereses económicos. Posteriormente, durante los conocidos hechos de 1948, hubo temores de que las nuevas autoridades de gobierno revirtieran las reformas sociales alcanzadas, pero José Figueres, en la famosa reunión de Ochomogo, más bien garantizó que se fortalecieran, y al asumir la Junta de Gobierno la dirección del país, nombró al Presbítero Benjamín Núñez como Ministro de Trabajo y al Dr. Raúl Blanco Cervantes en la cartera de Salubridad, quienes se encargaron de depurar y ampliar la seguridad social.

El doctor Miranda presenta la evolución que tuvo en las diferentes administraciones el Seguro Social, incluyendo la introducción del seguro familiar durante el gobierno constitucional de Figueres, así como la iniciativa para crear la Escuela de Medicina; el rompimiento del tope salarial durante la administración Echandi, con apoyo de la fracción mayoritaria del PLN en el Congreso, donde el diputado Enrique Obregón impulsó además la trascendental reforma constitucional para la universalización de los diversos seguros; luego vendría el gobierno de Francisco Orlich, que promovió la extensión de la cobertura geográfica, así como un amplio programa de construcción de instalaciones. Con la tercera administración del presidente Figueres despegó el proyecto de universalización, en tanto que ei doctor Miranda tenía el cargo de Gerente Médico de la Caja. Se consolidó el Plan Nacional de Salud, que incluyó el traspaso de los hospitales de la Caja, lo cual se completaría durante la administración del presidente Daniel Oduber, que logró una cobertura del 80 por ciento de la población.

“El Seguro Social, que nació para cubrir únicamente a los trabajadores que ganaban menos de 300 colones mensuales, cuya ley aprobó la administración del Dr. Calderón en 1941, la transformó el Partido Liberación Nacional en un sistema de Seguridad Social con cobertura para toda la población. […] Se hizo con recursos propios, sin pagar una sola consultorio — sumado al resto de las políticas de desarrollo de vivienda, electrificación, educación, salarios crecientes e industrialización, que en 40 años han dotado al país de indicadores de desarrollo que únicamente poseen países ricos. ”

El doctor Miranda ejerció la Presidencia Ejecutiva de la Caja de 1982 a 1990. Antes de terminar la administración Arias, sostuvo en 1989 que el modelo institucional que tanto éxito había tenido estaba agotado y requería reformas, que el PLN trató de apoyar a través de la Comisión de Reforma del Estado. Pero concluye el doctor Miranda observando que es bien poco lo que se ha logrado desde entonces, a pesar de gastos elevados en consultarías, “sin que se haya elaborado un plan maestro, ni haya rendición de cuentas […]”, por lo que “es indispensable formular un nuevo proyecto que, como antes, defina metas y objetivos para invertir y programar”.

Rodolfo Silva Vargas
RAÍCES


 

Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:

Comentario en liberacionista.net

A %d blogueros les gusta esto: